Estamos de limpieza

Los doce apóstoles del Judas

El titular de El Colono del Oeste fue acertado. En el medio de intereses contrapuesto, una guerra de informaciones, climas de tensión interna en la Policía y la Justicia dijimos que era una banda armada y una asociación ilícita.

El caso es tan serio que las audiencias imputativas -como nunca- fueron secretas cuando debieran ser públicas y eso impide que se den a conocer los nombres públicamente, al menos si se quiere respetar la ley, hecho que prácticamente todos los medios periodísticos respetan a pesar de tenerlos incluso hasta las fotos de los imputados.

Lo cierto es que ayer durante el día, las fuerzas policiales y judiciales detuvieron a otros cuatro policías locales que se suman a los cinco anteriores.
Es una banda. Es una asociación ilícita. Y no existe banda ni asociación ilícita que no tenga un Judas como jefe. Y nadie arma una banda de policías para cometer todo tipo de delitos por un caso o unos días.

Los hechos se investigan casi al mismo tiempo que se fueron los anteriores jefes y llegaron las autoridades actuales con la Directora General de Policía Stella Maris Nuñez. Una “histórica” jefa del viejo D 5 hoy Asuntos Internos, que investiga policías que se volcaron al delito y que depende ahora directamente del Ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro.

Los hechos
Cuatro nuevos policías de Esperanza quedaron detenidos ayer jueves en el marco de la investigación que encabezan las fiscales Mariela Jiménez y María Laura Urquiza de Santa Fe.

Los mismos fueron arrestados por personal de la Policía Judicial -PDI- de Esperanza y de Asuntos Internos de la policía provincial.

Los mismos son implicados en delitos en dependencias de la Primera Zona de Inspección de la Unidad Regional XI de la policía provincial.

Los cuatro agentes esposados en sus propios hogares fueron detenidos en el marco de allanamientos realizados en sus domicilios particulares en nuestra ciudad.

Por supuesto que el escándalo se hace mayor y la gente ya mira con estupor lo que estaba sucediendo.

Estos cuatro policías se suman a los otros cinco agentes de la fuerza que están detenidos e involucrados en la investigación que encabezan las fiscales del Ministerio Público de la Acusación desde la semana del carnaval cuando comenzaron las detenciones.

Los cinco policías anteriores ya fueron imputados de numerosos delitos en la audiencia imputativa de Santa Fe ante el Juez de la causa.

Sus abogados son de Santa Fe y de Esperanza.

Los cuatro policías detenidos este jueves serán imputados en una audiencia a realizarse mañana sábado en horario a confirmar.

Por su parte, los cinco agentes que fueron imputados el miércoles por la mañana como adelantamos, son el comisario JAB (Jefe de la Primera Zona de Inspección de la Unidad Regional 11) a quien se le atribuyeron los delitos de cohecho; peculado y violación de pruebas y documentos.

En tanto, el subcomisario MAM (jefe de la Comisaría Primera de Esperanza) fue imputado por los delitos falsificación de documento público; peculado de servicios públicos e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

También fue imputada la comisario MCM (subjefa de la Comisaría Primera de Esperanza) por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público; ocultamiento de medios destinados a servir de prueba ante la autoridad y resistencia a la autoridad.

Al oficial GS (jefe de Sumarios de la Comisaría Primera de Esperanza) se le atribuyeron los delitos de peculado y violación de pruebas y documentos.
Por último, el sargento JPP (con pase a disponibilidad) fue imputado por el delito de resistencia a la autoridad.

Las cinco imputaciones se realizaron en la misma audiencia y el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) fue Nicolás Falkenberg.

Para hoy viernes a partir de las 9:30 estaba establecida una ampliación de la imputativa. Es que las fiscales quieren calificar el hecho como una asociación ilícita lo que agrava la pena seriamente en caso de ser culpables, con el agravante de que son policías y jefes muchos de ellos.

Resulta una obviedad pensar que las fiscales santafesinas van a pedir la prisión preventiva hasta el juicio.

Además de los nueve policías detenidos, hay otro más en libertad que será imputado en los próximos días y seguramente quedará detenido.

La pregunta que se hace todo el mundo es dónde termina el hilo de la banda y cuántos faltan caer. Hacia arriba y hacia abajo de la fuerza si es que se quiere llegar hasta el hueso.

Por su parte, hay dos civiles que también están siendo investigados.

Los dos son concurrentes habitué de la policía en delitos contra los esperancinos.

Uno de ellos ya fue imputado por el delito de robos reiterados y se ordenó su prisión preventiva; en tanto, el otro está en libertad y será imputado en los próximos días.

En total la causa que suma fojas rápidamente, tiene a nueve policías detenidos y otro a punto de ser aprehendido y dos civiles más investigados pero uno en libertad.

Los delitos de los que se los acusa y los detenidos son todos locales -algunos policías son originarios de la ciudad de Santa Fe pero vivían en Esperanza- pero hay gente del interior del departamento que se comunica con los cronistas de El Colono del Oeste y cuentan historias de hechos sospechados de corrupción policial en comunidades del departamento Las Colonias.

Sin dudas que se trata de una organización y que no es producto de un movimiento espontáneo.

¿Dónde terminará esta limpieza? Ciertamente nadie lo sabe, lo que es seguro es que en la ciudad de Esperanza en la Unidad Regional XI “estamos de limpieza”.

Daniel Frank- EL COLONO DEL OESTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *