Gustavo Drich: ” para transferir enseñanza no se necesita ser grande, sino pequeño desde el principio”

Cada vez que estoy solo, me pongo a pensar en lo que más me gusta y elijo una biblioteca. Porque para mí fue una gran enseñanza que me dió la vida, todo comienza por un pequeño paso y un pequeño desarrollo. Cuando era niño tenía timidez y vergüenza. Esto sucedió la primera y segunda vez luego te das cuenta que con la ayuda de otro todo cambia y se puede… la anécdota más linda es que: Carina y Cecilia me enseñaron que para transferir enseñanza no se necesita ser grande, sino pequeño desde el principio. Mi educación hizo que yo pudiera tener la suerte de estar estos 13 años concurriendo a la biblioteca y lo haré por muchos más años seguramente. Realmente es lindo llegar a la biblioteca y ver sus puertas abiertas, entrar y ver ese inmenso lugar como si fuera un nuevo camino por recorrer, es un lugar que amo y no lo cambiaría por nada en el mundo.

1 comentario

  1. Adriana

    Gustavo, un orgullo para el barrio y la familia que lo acompañó en su crecimiento. Felicitaciones a las bibliotecarias que bridan ese gran apoyo que él disfruta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.