La colecta del Viernes Santo ayuda a los Santos

La colecta del Viernes Santo ayuda a los Santos
Lugares de Jesús
“Ánimo, no temáis”: Las palabras de Jesús resuenan en la carta que el cardenal Sandri, prefecto de la
Congregación de las Iglesias Orientales, ha enviado a los obispos de todo el mundo con mo$vo de la colecta
Pro Terra Sancta de este año. “Cada día los cris$anos en diferentes regiones de Oriente Medio se preguntan
si quedarse o emigrar: viven en la inseguridad o padecen violencia, tal vez, por el único hecho de profesar su
fe y la nuestra”. Así se expresa Sandri en la carta. El “no temáis”, por tanto, se dirige a ellos, a nuestros
padres en la fe. Es por ello que la Iglesia Universal no deja de hacer llegar cada año la tradicional ayuda a
través de la recogida de fondos llegados de todas las diócesis del mundo, que des$nan a la Iglesia Madre de
Jerusalén.
“En el Viernes Santo elevaremos al Crucifijo el grito de la paz para Jerusalén y para que el mundo,
comenzando por la Tierra de Jesús, se convierta en la Ciudad de la Paz”. Los cris$anos de Tierra Santa con5an
plenamente en la ayuda que les llega en este especial momento del año. La colecta, por ello, se regula por
específicas disposiciones pon$ficias que establecen la asignación en primer lugar a la Custodia Franciscana,
encargada del mantenimiento de los santuarios situados en los Santos Lugares. Y en la atención de las
estructuras pastorales, educa$vas, asistenciales, sanitarias y sociales, que posibilitan la vida de las parroquias
y de los más diversos organismos eclesiales, a fin de que las comunidades vivas y operantes sean la más
evangélica salvaguarda.
Los dona$vos recogidos irán des$nados a la consecución de restauraciones urgentes, como la renovación en
curso de la cubierta de la Basílica de la Na$vidad de Belén, y durante varios años el apoyo a proyectos de
vivienda que ofrecerán a jóvenes familias la oportunidad de permanecer en Tierra Santa. Pero no solo eso: la
colecta irá des$nada a implementar una red escolar, especialmente a través de las parroquias, favoreciendo
un nivel de escolarización generalizado y calificado, ya apreciado a nivel ecuménico e interreligioso. La
posible atención se reserva a las emergencias y en 2013, como en años anteriores, en el primer lugar
encontramos a Siria, golpeada por una guerra que ha celebrado hace poco un triste aniversario, tres años
después del inicio de la violencia.
Las comunidades católicas de Tierra Santa, gracias a la colecta del Viernes Santo, recibirán ayuda para estar
cerca de los pobres y de aquellos que sufren sin dis$nción de creo o etnia. Las parroquias mantendrán
abiertas sus puertas a los necesitados, así como los escuelas, donde cris$anos y musulmanes, juntos, se
preparan para un futuro de respeto y colaboración; los
hospitales y ambulatorios, los hospicios y centros
comunitarios con$nuarán ofreciendo su asistencia. Así
acompañaremos desde ahora al Papa Francisco, concluye
el cardenal Sandri, que se dispone a hacerse peregrino de
unidad y paz en Tierra Santa: una visita esperada, deseada
y necesaria. Que confirma en la fe a los cris$anos, los hace
todavía más capaces de misericordia, de perdón y de amor.
Oriente Medio $ene una necesidad desesperada.
(Fuente: es.Custodia.org—Pagina de los Misioneros
Franciscanos al Servicio de la Tierra Santa)

FUENTE: BOLETIN PARROQUIAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *